Category

Sin categoría

Un experimento para formar a los ciudadanos del futuro

By | Sin categoría | No Comments

Nota publicada originalmente el La Prensa

Una iniciativa para reinventar las metodologías educativas y otra que propone una nueva forma de gestionar los residuos ambientales son dos de las propuestas que surgieron de los jóvenes que formaron parte del Laboratorio Internacional de Incidencia Ciudadana, que tuvo lugar entre el 24 de marzo y el 28 de julio de 2018, el primero en su tipo en el país y la región.

El proyecto fue una iniciativa del grupo local Unidos por la Educación y la oenegé chilena Educación 2020, y fue financiado por el Fondo Chile, una gestión de la Agencia de Cooperación Internacional del gobierno de ese país, en conjunto con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

La vicepresidenta de Unidos por la Educación, Nivia Rossana Castrellón, dijo que el proyecto fue un “experimento social” por la selección de jóvenes de gran diversidad del país con perfiles étnicos y socioeconómicos muy diferentes.

“Entendimos que a pesar de las diferencias, entre ellos había grandes deseos de cambiar el país”, comentó.

Fueron 46 jóvenes de entre 15 y 25 años que pasaron 22 días (todos los sábados durante cuatro meses) desarrollando proyectos en distintos ámbitos sociales que pusieron a prueba su capacidad de liderazgo.

Para ayudarlos en el proceso, decenas de líderes y expertos panameños y chilenos instruyeron a los jóvenes en cómo desarrollar estrategias transformadoras en distintos ámbitos educativos y sociales.

El aprendizaje se produjo a través de una técnica rigurosa de posgrado, con las herramientas facilitadas por los docentes chilenos y panameños.

Según Castrellón, el taller instó a los participantes a manejar el liderazgo transformador y ético, e interpretar mejor los indicadores de impacto para poner sus planes en acción. También los ayudaron a enfocar sus capacidades y transformarlas en políticas públicas eficientes y eficaces.

“Los que tienen ‘ideas fuera de la caja’ son los que van a ser los factores disruptivos que necesitamos para alcanzar los niveles educativos que rompan el círculo de la pobreza”, dijo.

Para llamar la atención y crear incidencia sobre diversas causas sociales, los jóvenes aprendieron a escribir artículos de opinión, así como a utilizar las infografías y el open data en las redes sociales.

La directora ejecutiva de la oenegé Educación 2020, Alejandra Arratia, expresó que el éxito de los jóvenes se debe a que pudieron salir de su “zona de confort”.

Arratia se mostró impresionada por el desempeño conseguido en el primer La boratorio de Incidencia Ciudadana en América Latina.

“Cuando uno sueña en grande las cosas ocurren. (…) Esto no termina aquí y es tan solo el comienzo”, remarcó.

Las claves del éxito -añadió- están en no desfallecer ante las adversidades y buscar el talento y la pasión de cada uno y desarrollarlos al máximo.

Cuatro de los participantes del laboratorio expresaron a este medio que el taller de Incidencia Ciudadana les abrió los ojos a la cruda realidad que vive Panamá y que es necesario buscar soluciones a los problemas de la población.

Uno de ellos es Laura Vidal, quien gracias al programa se percató de que una de las realidades a cambiar es la calidad de la educación.

“He pasado casi 15 años de mi vida girando en torno al sistema educativo, pero he sido ciega a la realidad que le acontece. Fue como un balde de agua fría”, indicó esta chica de 17 años de Chiriquí.

“Me harté de que digan que no saben en manos de quién dejan el futuro. Me harté de que nos tachen de vagos y de mediocres. Me harté de no hacer nada”, agregó.

Agentes de cambio

Gabriel Soto, Kevin González y Ángela Rodríguez, del proyecto Cambio en 10, manejan un programa integral para prevenir la deserción escolar.

El grupo efectuó unas 10 sesiones de talleres teóricos y prácticos con estudiantes del Instituto Rubiano, de San Miguelito, en las que se enfocaron en desarrollar habilidades para la vida, como la resolución de conflictos y el pensamiento crítico.

Durante las sesiones se fue midiendo el progreso y se constató una reducción de la conflictividad entre alumnos y se produjeron mejores relaciones interpersonales.

“Las habilidades sociales son la base de muchas cosas”, aseguró Rodríguez.

El grupo Portafolio Azul nació para abordar las metodologías educativas de manera diferente.

Uno de sus miembros, José Alejandro Rodríguez, subrayó que su proyecto consistió en impartir talleres a los educadores y entregarles portafolios con las nuevas metodologías de enseñanza, incluso para materias como matemáticas y química.

Los resultados preliminares indican que se logró un aumento del índice académico de los alumnos, tanto en escuelas oficiales como particulares. Por ejemplo, en el Primer Ciclo de Tocumen los primeros resultados indican que hubo un rango de mejora de entre un 10% y un 40%.

Rodríguez destacó que debe haber una mayor integración en las escuelas de los alumnos con necesidades especiales y que la comunidad educativa debe poner el foco en la teoría de las inteligencias múltiples, que habla de que no se puede enseñar solo bajo la lógica-matemática, sino que hay que tomar en cuenta también la inteligencia aeroespacial y la lingüística, entre otras.

Jóvenes de Unidos por la Educación impulsan plan contra la deserción escolar

By | Sin categoría | No Comments

Nota subida originalmente en La Prensa 

Un grupo de jóvenes de la organización Unidos por la Educación desarrolló en el distrito de San Miguelito un proyecto piloto que busca reducir la deserción escolar en escuelas oficiales.

Se trata de la iniciativa “Cambio en 10”, el cual se ejecuta en el Instituto Rubiano con estudiantes de décimo grado, quienes fueron escogidos por el gabinete psicopedagógico del colegio.

Uno de los organizadores de la propuesta, Kevin González, subrayó que, a través de esta iniciativa, que forma parte del Laboratorio Internacional de Incidencia Ciudadana de Unidos por la Educación, y la oenegé Educación 2020 de Chile, lograron trabajar tres meses con un grupo de 40 estudiantes.

Detalles del proyecto

Sobre la propuesta, Gabriel Soto, otro de los colaboradores, indicó que entre los temas que desarrollaron con los adolescentes está el pensamiento creativo, pensamiento crítico, autoconocimiento, autoestima, manejo de emociones y mediación.

De hecho, González y Soto manifestaron que el proyecto logró el impacto que esperaban, porque los estudiantes desean replicarlo con el resto de sus compañeros.

Se conversó con algunos de los jóvenes que participaron en la iniciativa, quienes comentaron cómo “Cambio 10” incidió positivamente en sus vidas, tanto dentro del ámbito escolar como del familiar.

Por ejemplo, una de las jóvenes que formó parte de la propuesta dijo que una de las situaciones que le afectan en su vida escolar y que no sabía cómo resolver era encargarse de sus hermanos más pequeños, porque su mamá trabaja.

Contó que después de la capacitación logró la cooperación de su abuela, que ahora cuida a sus hermanos mientras ella hace sus deberes escolares.

Otro alumno narró que logró controlar la molestia que le causaba que lo mandaran a hacer oficios en su hogar.

Informes estadísticos del Ministerio de Educación dan cuenta de que anualmente abandona la escuela entre el 3% y el 5% de los estudiantes que se matriculan en media académica. En el año 2016, por ejemplo, fueron aproximadamente 12 mil estudiantes.

La deserción ocurre más en undécimo grado.

¿Qué crees que podemos hacer?

By | Sin categoría | No Comments

Columna publicada originalmente en La Prensa 

Que un adulto hiciera esta pregunta a un joven era impensable. Hoy, es una interrogante que nos hacen con frecuencia. Después de todo, somos el futuro. ¿Cierto? ¿Pero qué sucede cuando no hay respuestas?

El escenario fue un conversatorio sobre reformas educativas con la exministra de Educación de Chile Adriana DelPiano. Las preguntas surgieron: ¿Cómo? ¿Qué? ¿Quién? Compartí mis comentarios, como una más, en un panel integrado por el exministro Cañizales, Nivia Castrellón, Alejandro Carbonell y la propia exministra.

Soy estudiante del Laboratorio Internacional de Incidencia Ciudadana.

Allí, abordamos diversos temas pertinentes, con la visión de encontrar respuestas que se presentan como propuestas de solución, a través de proyectos educativos. Aprendemos haciendo.

Soy integrante de Estudiantes Alfa, cuyo objetivo es disminuir la tasa de deserción escolar, a través de una estrategia de motivación enfocada en los estudiantes.

En el panel, hablé por la juventud. Es inusual que una chica de 17 años sea una más entre voces con tanta experiencia.

A pesar de los nervios de principiante, no pasó mucho tiempo para sentirme cómoda, expresándome.

Intuyo que espacios así no son frecuentes, si he de juzgar por las expresiones de velado asombro de algunos.

Los panelistas coincidimos en que la base de la pirámide es crítica y que urge focalizar la inversión en la atención a la primera infancia.

Concordamos que es un ciclo que se inicia y termina con la mejora en la calidad en la formación de nuestros docentes.

Y que, para blindar el proceso, es crucial la implementación y el seguimiento de la sociedad civil de las políticas públicas.

Había estudiantes de secundaria presentes: me interesaba saber qué opinaban. Aunque una chica tuvo la confianza de hacer uso de la palabra y compartir sus ideas, me percaté que otras no se sentían igual de cómodas, pero sí tenían una opinión que compartir.

Fueron muy reveladoras sus palabras. Temen no estar preparadas para el futuro.

No se sienten listas para decidir y, mucho menos, preparadas para escoger una carrera. Reconocieron que hay decisiones de vida que deben tomar a edades tempranas, sin la preparación necesaria, que pueden afectarlas para siempre.

El camino para los jóvenes y su futuro es cuesta arriba: hago un llamado a la juventud a involucrarse en la reforma del sistema educativo. Aprovechemos las próximas elecciones para posicionar a la educación como prioridad nacional. Si lo logramos, seguro que, en un futuro no muy lejano, sobrarán las respuestas que necesita Panamá.

Sofía Aparicio
Estudiante del Laboratorio Internacional de Incidencia Ciudadana

Mucho más que un voto

By | Sin categoría | No Comments

“Setenta y siete por ciento (77%) es el promedio de participación electoral en Panamá, cifra nada desdeñable en comparación con el 51% del padrón electoral que votó en los recientes comicios en Chile”, enfatizó Danilo Olivares, de Educación 2020 en su presentación, “Un Ciudadano: más que un voto”, en el Laboratorio Internacional de Incidencia Ciudadana.

El Latinobarómetro nos previene que el respaldo a la democracia en Panamá disminuye, al reducirse en 15 puntos porcentuales – De 61%, 2010 a 46%, 2017-. Es alarmante esta tendencia en el actual contexto latinoamericano. ¿Qué dice esto de nuestra sociedad y de nuestras instituciones? ¿Cómo revertir este proceso? ¿Qué rol juega nuestro sistema educativo?

Gran parte de nuestra población piensa que su deber ciudada no culmina al votar cada 5 años. Esta conceptualización limitada del ciudadano afecta su visión del papel que debe desempeñar en la política y en la democracia. Esta reduccionista concepción de la democracia lo rebaja a mero elector periódico, que se desentiende de sus obligaciones y responsabilidades cívicas y políticas. La democracia demanda ciudadanos participativos, críticos y fiscalizadores de la actuación de sus gobernantes que a su vez, estén en capacidad de proponer y liderar iniciativas de impacto en las políticas públicas.

Un ciudadano requiere formación y educación en el plano escolar. Las competencias ciudadanas pueden ser enseñadas y aprendidas. El sistema educativo panameño tiene el deber de educar en lo profesional y ciudadano.

Las escuelas y universidades no pueden ser fábricas de profesionales autómatas, quizás eficientes en su disciplina, pero que adolecen de conciencia social y de sentido crítico de su realidad. Las humanidades y las ciencias sociales son valiosos espacios de reflexión, y de libre pensamiento, en toda sociedad democrática.

La democracia representativa no constituye una patente de corso para quienes elegimos. Es clave la constante fiscalización, participación y acompañamiento propositivo de los representados en espacios como ONGs, think tanks, sindicatos y gremios profesionales.

La falta de una educación enfocada en la formación y construcción de ciudadanía incide directamente en cómo percibimos la necesidad de vivir en democracia. Con ciudadanos informados e involucrados en los asuntos de la cosa pública, estaríamos más cerca de construir un sistema democrático verdaderamente incluyente, participativo y plural.

El fortalecimiento de nuestras instituciones democráticas, la participación ciudadana activa y una educación que robustezca la dimensión social y política de la persona, son factores críticos para contener con éxito la creciente tendencia de pérdida de confianza en nuestra democracia. Si pierde la democracia, perdemos todos.

El autor es voluntario de Jóvenes Unidos por la Educación.

50 jóvenes panameños se fortalecerán en liderazgo

By | Sin categoría | No Comments

Unos 50 miembros del grupo de la sociedad civil Jóvenes Unidos por la Educación fueron seleccionados para participar del programa de liderazgo Laboratorio de Incidencia Ciudadana, una iniciativa de la organización no gubernamental Educación 2020 de Chile.

Por medio de este programa, los jóvenes líderes recibirán herramientas que los ayudarán a incidir en las políticas educativas del país.

El proyecto lo desarrollará Educación 2020 y Jóvenes Unidos por la Educación con el apoyo del Fondo Chile-Panamá, a través de 10 jornadas de formación.

La vicepresidenta de Unidos por la Educación, Nivia Rossana Castrellón, expresó que hay un balance en los jóvenes seleccionados, ya que hay representación de todo el país.

LA CONVOCATORIA

Castrellón subrayó que para esta actividad se convocó a jóvenes de la organización de entre 15 y 27 años, con perfiles socioeconómicos distintos, pero todos con un enfoque de liderazgo, de manera que puedan promover y practicar una buena ciudadanía en todo el país.

Entre los chicos seleccionados para el programa —el cual será dictado por expertos de Chile— está Kevin González, quien estudia matemática en la Universidad de Panamá.

EL APRENDIZAJE

Para González, el “diplomado” les permitirá pasar de la teoría a la práctica, porque dejarán de hacer diagnósticos del sistema para comenzar a actuar y generar los cambios que se necesitan a fin de mejorar la educación.

En ese sentido, indicó que se habla mucho de que la educación está mal, pero “no se hace nada [para generar cambios] o no sabemos cómo hacerlo”.

Agregó que la actividad se realizará en Panamá, pero existe una posibilidad de un proceso de intercambio con jóvenes líderes de Chile; es decir, que los mejores equipos de Panamá viajen a ese país y viceversa.

González también forma parte de la Fundación Ayudinga, la cual desarrolla videos educativos en redes sociales para estudiantes de todas las edades.

De hecho, otros miembros de la organización también participarán del proyecto de formación.

MÁS PARTICIPANTES

Otro que mostró su complacencia por haber sido seleccionado para participar de este programa es Jonathan Padilla, quien consideró que esta es una oportunidad para fortalecer las capacidades de las organizaciones de la sociedad civil.

¿Quieres ver la nota original? Haz click aquí

 

Del ‘yo creo’ al ‘yo puedo’

By | Sin categoría | No Comments

¿En Panamá, hay jóvenes dispuestos a sumarse a la construcción y solución de los problemas nacionales? La respuesta es un rotundo sí. Es mi experiencia en el Laboratorio Internacional de Incidencia Ciudadana (LIIC), producto de una alianza binacional entre Jóvenes Unidos por la Educación, Unidos por la Educación, Educación 2020, el Fondo Chile, y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Los jóvenes somos críticos de la realidad nacional. Nos faltan herramientas para lograr incidencia en la construcción de políticas públicas.

Después de una amplia convocatoria, en la que 150 jóvenes de todo el país estuvimos dispuestos a asumir el reto, un comité de expertos escogió, a través de un riguroso proceso de selección, a 50 jóvenes entre 15 y 27 años de edad de los más diversos contextos, con paridad de género.

¿El gran propósito? Acceder a conocimientos y herramientas que desarrollen nuestras competencias para formular políticas públicas que impacten en el mejoramiento de la calidad, equidad e inclusión educativa en las escuelas y comunidades.

Como estudiante del Laboratorio, aprendemos de la mano de especialistas nacionales e internacionales. Expertos de Chile, una especialista en educación del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), un joven emprendedor panameño, la directora nacional de Evaluación Educativa del Meduca, una ex vicecanciller versada en Educación y hasta un exministro de Educación, han compartido sus experiencias y las lecciones aprendidas sobre buenas prácticas, retos, iniciativas y hasta errores cometidos en Panamá y en Latinoamérica. Más importante aún, el laboratorio promueve la ideación, desarrollo y ejecución de proyectos de incidencia ciudadana en educación.

Creo en mi generación. Estoy convencido de que programas como estos nos van a dar las herramientas para alcanzar el sueño de convertir la educación en Panamá en un nivelador social. Ya cumplimos con la administración y la responsabilidad de la ampliación del Canal en manos panameñas. El reto de hoy es la educación. No es una tarea fácil, pero tampoco imposible. Lograr que cada niño, niña y joven reciba una educación pertinente y de calidad, que posibilite que vivan una vida plena y feliz es una tarea pendiente y requiere del compromiso de cada uno.

El LIIC es el semillero de los hombres y mujeres que pasamos del “yo creo” al “yo puedo”. Estamos convencidos de que no hay imposibles. Tenemos un norte claro: construir un Panamá más justo, más humano, más inclusivo, más próspero, menos desigual, gracias a una educación de calidad que garantice oportunidades para todos.

Columna de Jonathan Padilla, integrante de Jóvenes Unidos por la Educación.

Si no eres tú, ¿quién?

By | Sin categoría | No Comments

¿Sientes que algo va muy mal? ¿Qué́ te incomoda? ¿Te disgusta nuestra realidad social? Lo intuía. No tengo habilidades clarividentes, solo me identifico contigo. Seguro que compartimos el sentimiento de hastío ante la carencia de educación de calidad e inexistencia de justicia social.

Si es así́, nos une la impotencia de vivir en un Estado cada vez más paternalista, en una dicotomía en la que todos, de algún modo, somos responsables. Algunos viven de la esperanza de recibir subsidios. Otros roban millones impunemente. En ambos casos, lo pagamos todos con nuestros impuestos, mientras el resto calla.

El cáncer más peligroso del siglo XXI: Un pueblo dependiente y un gobierno complaciente. Esta fórmula nos acerca a una sociedad decadente, cada vez más individualista, que solo alza su voz cuando sus intereses personales son afectados.

Hay una contrapartida a este panorama. Volvamos a la idea original de una democracia efectiva que apuesta por la incidencia ciudadana como campo de oportunidad de cambio. No se trata de participar en consultas ciudadanas o a través de la delegación de su representación. Es participación activa, lucha solidaria y cívica que promueve el ejercicio efectivo de los derechos ciudadanos.

Hace tres días, 50 hombres y mujeres líderes entre 15 y 27 años, de todo el país, emprendieron un proceso de transformación social, a través de su participación en la primera edición en Panamá del Laboratorio Internacional de Incidencia Ciudadana (LIIC), iniciativa producto de la alianza estratégica entre Educación 2020 de Chile, Unidos por la Educación y Jóvenes Unidos por la Educación. ¿El gran propósito? Fortalecer la capacidad de incidencia de la sociedad civil y las habilidades de liderazgo de jóvenes para impulsar políticas educativas que contribuyan a mejorar la calidad, equidad e inclusión de la educación panameña.

LIIC es una experiencia, que promueve lograr incidir para alcanzar una educación de calidad, garantizar la equidad de género, y reducir la desigualdad. Fomenta la consolidación de una red de comunicación y colaboración que facilite la acción de los jóvenes.

Estos 50 líderes provienen de distintos entornos socioeconómicos, culturales y demográficos y representan la diversidad del país.

Nos encontramos en ese incómodo momento en el que nos corresponde elegir entre continuar con la comodidad de la rutina diaria, la seguridad de lo familiar, la tranquilidad de la monotonía, o responsabilizarnos por la sociedad que tenemos y ser protagonistas de un verdadero cambio.

¿Cómo te defines? ¿Eres espectador o protagonista? Lo dijo Galeano: “Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”.

Columna de Argelys González, integrante de Jóvenes Unidos por la Educación

Se inicia proyecto social para formar jóvenes líderes

By | Sin categoría | No Comments

La organización Unidos por la Educación en conjunto con el movimiento Jóvenes Unidos por la Educación y el programa Educación 2020 efectuaron ayer 24 de marzo la ceremonia inaugural del Laboratorio Internacional de Incidencia Ciudadana (LIIC), en el Centro Convenciones Ciudad del Saber.

Se trata de un programa que ‘busca formar 50 jóvenes líderes en Panamá. Darle herramientas, habilidades y conocimientos sobre educación, cómo está Panamá respecto a la región y enseñarle sobre temas de ciudadanía; con el fin de que los jóvenes incidan en las políticas públicas panameñas’, señala Mathias Gómez, investigador de Política Educativa y coordinador del LIIC.

Mientras que Nivia Rossana Castrellón, vicepresidenta de la organización Unidos por la Educación indica ‘LIIC es un experimento social que logró unir a jóvenes de todo el territorio nacional y de diverso contexto social lo cual ayudará en el desarrollo del programa’.

El proyecto social se basa en la experiencia de Educación 2020 en Chile, organización que trabaja impulsando políticas públicas que apunten a conseguir cambios en la educación y movilizando a la ciudadanía para que lo exija.

‘Lo que nosotros hemos visto en Chile es que la juventud ha tomado un rol muy importante en instalar la educación como algo prioritario para el país. Creemos que en Panamá puede pasar algo similar. Se ha empezado a trabajar, se debe poner en el foco a la educación’, indica Gómez, miembro de Educación 2020.

El programa dirigido a jóvenes entre 15 y 27 años se inició ayer y pretende culminar el 28 de julio. ‘Son diez clases sabatinas. Desarrollaremos cuatro módulos que se van a separar en cuatro tipos de clases: teórica, práctica, laboratorio y clases magistrales’, manifiesta Gómez.

 

Aquí puedes ver la noticia original.

50 jóvenes se forman para liderar el cambio

By | Sin categoría | No Comments

El objetivo es claro: lograr que la educación nacional sea de la más alta calidad, y para ello un grupo de jóvenes panameños está dispuesto a aportar sus propuestas.

Se trata de la segunda edición del Laboratorio Internacional de Incidencia Ciudadana, que se realiza en el país y en el que 50 jóvenes de entre 15 y 27 años de edad serán capacitados en la elaboración de políticas públicas que permitan lograr los cambios que se buscan en educación.

La iniciativa es impulsado por la organización Jóvenes Unidos por la Educación, junto al programa Educación 2020 de Chile.

Nivia Rossana Castrellón, vicepresidenta de Unidos por la Educación, detalló que en los próximos cuatro meses a estos líderes juveniles se les dotará de herramientas y conocimientos que catalizarán su capacidad de incidir en las diferentes políticas públicas educativas panameñas.

“Confiamos en que de este laboratorio se concreten propuestas para ser replicables no solo en el país, sino también en otros países de la región”, dijo.

En tanto, Mathías Gómez, de Educación 2020, indicó que para esta capacitación los jóvenes fueron distribuidos en 10 grupos de 5 personas cada uno para que desde allí puedan crear sus propuestas de transformación.

Agregó que los mejores tres grupos podrán vivir la experiencia de viajar hasta Chile para reforzar sus conocimientos.

Los convocados

El grupo de participantes es bastante variado. Por ejemplo, casi la mitad proviene de escuelas públicas. Además, hay afrodescendientes e indígenas.

Jonathan Padilla, uno de 50 jóvenes que forman parte de la capacitación, manifestó que durante estas jornadas se les dará la oportunidad de enfocar sus iniciativas en lograr una educación con mayor equidad, calidad e inclusión.

“Yo siento mucho deseo de aprender, porque quiero contribuir a lograr un mejor Panamá”, expresó.

Otro de los participantes que se mostró entusiasmado fue Kevin González, quien estudia matemática en la Universidad de Panamá.

González dijo que durante la primera jornada de capacitación se les ha explicado la realidad “no muy favorable” de la educación, no solo de Panamá, sino de toda la región.

Agregó que todos los líderes juveniles seleccionados tienen la aspiración de “dejar de hacer diagnósticos para empezar a cambiar la realidad”.

Aquí puedes ver la noticia original